Páginas vistas en total

domingo, 16 de octubre de 2011

No tuve alternativa



Tercera entrada (versión final)



Algo terrible me ocurrió. Fui víctima de un asalto, justo a una calle de mi casa. Pero los asaltantes se llevaron la gran sorpresa de que no traía dinero. 


Ellos al verme asustada, sintieron lastima o algo así. Fue muy raro, ya que no me lastimaron. Por el contrario, me notaron triste y me preguntaron qué era lo que me sucedía, con miedo les dije: que mi novio estaba detenido por una causa injusta.



Me vieron muy preocupada y decidieron ayudarme porque ellos necesitaban a más gente de su lado y yo les podría ayudar.  Al verme, sabían que no les podía jugar chueco porque mi novio estaba de por medio. Yo acepté y quedamos de acuerdo para vernos al otro día.


Fuimos a sacar a mi novio de esa pesadilla. Dijó que   lo habían tratado muy mal. Estaba muy triste y desesperado. Los minutos eran horas, las horas eran días y los días eran semanas. La vida dentro de la cárcel es muy 



Después de tanto papeleo mi novio sale. Claro bajo fianza. No lo podía creer. Tuve que mentir culpe a otra persona, a quien yo ni conocía.


Estoy metida en un problemón. Tuvé que relacionarme con gente mala, muy mala, que por el momento me ayudó a resolver mi problema pero no sé qué pueda pasar más adelante.

Mis nuevas amistades son criminales. Aún no sé qué tipo de cosas hagan pero muy pronto lo sabre ya que, trabajare con ellos por agradecimiento.


Por lo que me han comentado tienen un plan en el cual yo seré la participante principal. Sé que es muy riesgoso, pero en estos casos creo que es mejor estar de este lado, porque bien dice el dicho “si no puedes contra el enemigo, únetele”. Suena raro pero no hay alternativas y hay que proceder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario